residencia en valencia 2014

MAŁGORZATA GOLISZEWSKA

 

...pero yo no sé como es la vida... como es la vida....

La Residencia Artística en Valencia, el Premio Especial en el concurso El Viaje Artístico Hestia, fue para mí sobre todo un viaje al interior de mí misma.

Después de muchos meses de desplazarme constantemente, realizar proyectos artísticos, perseguir las fechas de entrega, experimentar aventuras intensas y el simple estrés humano, de repente me encontré en un amplio piso vacío, a 2 minutos del Mar Mediterráneo, en una ciudad donde no conocía a nadie y donde tenía que estar un mes. Entonces me parecía un tiempo de inmovilidad y de cierta estabilidad muy largo, teniendo en cuenta que el último año practicamente cada semana dormía en una ciudad diferente, rodeada de personas y asuntos diferentes.

Aquí no conocía a nadie y no tenía ningunos asuntos salvo continuar dos proyectos artísticos de mi vida, o sea:

  1. Dormir y hablar en sueños y grabarlo.
  2. Encontrar a mi astrológica hermana gemela española y pasar con ella 24 horas. Por lo tanto decidí no ocuparme de otra cosa, solo de dormir por la noche y buscar a mi gemela por el día. Decidí hablar, actuar, conocer a la gente solo cuando era necesario y útil para la realización de estos dos proyectos. Quería tener tiempo para hablar conmigo y para el silencio, que hasta entonces había demasiado poco en mi vida. Hacía todo para no caer en la trampa de “visitar la ciudad”.

...y precisamente yo, lo primero que vi, lo primero que vi: tres colores. En forma de estrella. Durante dos estrellas, dos triangles. This, yeah...

Cabanal- el barrio de Valencia donde vivía, es un lugar muy tranquilo, vago, incluso aburrido, ideal para realizar los própositos arriba enumerados. Calles estrechas, por las que en horas de siesta pasaban más gatos que personas, portales cubiertos con azulejos variopintos, árboles enormes y sabios, que se puede (¡y se debe!) abrazar, abuelos bronceados que con empeño mataban el tiempo en los bares y cafés, y, sobre todo, la playa con el Mar Mediterráneo, enorme, bonito y cada día diferente. Este era mi mundo cotidiano. Al centro de Valencia, voraz y ajetreado, iba solo con el fin de colgar los carteles sobre la búsqueda de mi gemela.

...¡qué chulas estas manos!...

Imprimí los carteles con el método tradicional en el laboratorio de tipografía en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Politécnica de Valencia que se encontraba en el campus, enorme y extremadamente desarrollado. Tan solo el paseo de la Facultad de Comunicación rodeada de modelos de aviones, por la Facultad de Biología llena de invernaderos, pasando al lado de la biblioteca, unas cantinas donde se puede beber cerveza y vino, y dos bancos es una aventura en sí. La Facultad de Bellas Artes resultó ser un lugar agradable, fascinante y abierto. Pasé dos días en el laboratorio de tipografía completando tipos de fuentes y dibujos para mi cartel. Me di tres días para colgar 100 unidades por toda Valencia.

Hasta aquel momento la búsqueda por internet de mi hermana no había dado efectos, por eso esperaba que la letra enorme con la que estaba puesta nuestra fecha de nacimiento en el cartel, llamara la atención de mi gemela y le interesara hasta tal punto que se atreviera a llamarme.

...in my window I have... I have somebody who has ghost. And it took me, now it took me!...

Cuando colgaba los carteles me perdí una cuantas veces en la ciudad, cada vez vagando en los alrededores de una tienda con piedras preciosas. Al final decidí entrar. Pregunté con mi español defectuoso a la vendedora si tenía una piedra “para el sueño” (pensando en mi proyecto relacionado con hablar en sueños) y ella me propuso un trozo de turmalina negra por 1 euro, una piedra que vi por primera vez en mi vida, y me sugirió que durmiera con la piedra puesta debajo de mi almohada. Así hice y aquella noche soñé con la chica de Ucrania, que había visto solo una vez en mi vida, pero el sueño era tan intensivo, que por la mañana le escribí en Facebook. Después de una charla corta resultó que la chica tenía en su Facebook una función rara, que yo no tenía, que le permitía buscar a las personas por su fecha de nacimiento. ¡Gracias a ella el mismo día encontré unas gemelas astrológicas españolas! Por eso volví a la tienda con piedras y compré más piedras, de diferentes tipos, para dormir con ellas todas las noches debajo de mi almohada.

...que hasta la mañana ya no habrá nadie, ¡sí! Por el tiempo cuando ellas chocaron... las lunas...

Resultó que esta función era Facebook Graph Search y que era disponible solo unas semanas. Ahora buscar por la fecha de nacimiento ya es imposible. Podía encontrar a estas chicas solo entonces. Las gemelas que encontré por internet eran bastante desconfiadas y no muy interesadas en el proyecto. Una de ellas, de Mallorca, se comunicaba conmigo principalmente por su marido, me esquivaba mucho tiempo y al final me dijo que como una cátolica muy creyente no quería tener nada que ver con la astrología. Con otras chicas tampoco era fácil. Finalmente encontré esta única. Se llama Giulia y vive en Barcelona. Aceptó y estaba muy interesada en participar en el proyecto, pero en aquel tiempo tenía tres trabajos y le faltaba el tiempo. Acordamos que la visitaré cuando tenga un tiempo menos estresante. Ya he comprado el vuelo. Nos vemos al final de febrero.

...esto es solo su imaginación... en polaco esto se dice: night shine peace...

Me sumergí en el ritmo lento español, me tranquilicé y ajusté mi mente a las ondas marinas que miraba todos los días, varias horas. Había noches cuando en sueño hablaba más que durante el día entero. Hablaba en polaco, inglés, incluso en español. Incluso canté una canción (su letra sirvió de primer subtítulo en este texto). Me parece que para un corto tiempo conseguí un ritmo y estado de mente peculiar, que se puede denominar con la expresión de mi sueño: night shine peace. Agradezco mucho el tiempo que pude pasar en Valencia. Me permitió entender que en el silencio está la respuesta a cada pregunta. Estar callado es una obligación para cada artista y cada hombre, para que pueda funcionar y actuar de manera sana, auténtica, propia y no mécanica. La falta del silencio lleva al agotamiento, a olvidar quienes somos, por que y para que existimos. Para hacer algo, primero no hay que hacer nada. A pesar de las apariencias, es díficil.

Gracias a Hestia y a España por permitirme oír mi silencio alto y claro.

Los títulos de los subcapítulos son las citas de mi hablar en sueños grabado en Valencia.

Mi silencio y mi hablar en sueños se podrá escuchar en Galeria Leto desde el 7 de febrero de 2015. En la inauguración de la exposición “la última y la primera persona debe tener un perro” tendrá lugar también la promoción de la cinta con el mismo título, editada por la editorial SUPER y dos conciertos: del grupo Smutne Kobiety (Mujeres Tristes) (Iza Robakowska, Joanna Szumacher) y del proyecto sleepin' (Mikołaj Tkacz). El evento que será un intento de resumir el proyecto “Gemelas” tendrá lugar en Varsovia el 12 de junio de 2015, el día de mi 30 cumpleaños y será al mismo tiempo la presentación de mis encuentros con las hermanas, nuestra fiesta de cumpleaños, a la que acudirán 5 hermanas (de Letonia, España, Alemania, Israel y Polonia), el espectáculo de Drag Queen Charlotte y la defensa de mi diploma de licenciatura titulado “Gemelas”.